Restauración del capitolio. Foto: Naturaleza Secreta/ Facebook.

Mariela Mulet Hernández es ingeniera hidráulica, holguinera, trabaja en la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana desde 1994 y por muchos años ha estado el frente de uno de sus diez grupos de inversiones, el de Prado. Ella fue la inversionista principal de la restauración del Capitolio Nacional, una obra monumental que ha dejado también huellas en su cuerpo, producto de años de una intensidad de trabajo descomunal, por eso tuvimos que esperarla mientras terminaba su sesión diaria de ozonoterapia.

Mariela nos comenta que el Capitolio Nacional se le entrega en el 2010 a la Oficina del Historiador. Eusebio Leal Spengler, historiador de La Habana por más de 50 años, concebía su restauración con los mismos principios con los que venía trabajando por décadas:

“La Oficina no restaura fachadas, se llega a ellas después de restaurar toda la edificación”.

Los primeros andamios para la restauración del Capitolio se instalaron en el 2013. Se contaba con planos originales de la edificación, pero muy poca información sobre sus sistemas hidráulicos, eléctricos, sanitarios…

Mariela recuerda que Eusebio Leal “le tenía temor a las alturas; pero subía en el guinche...La gente por Leal se quedaba hasta la hora que fuera”. En una ocasión, conversando con él le comentó: “Yo lo hago por usted” y él le respondió: “No, por Cuba, por Cuba primero”.

Con el objetivo de contribuir a la restauración de la cúpula del Capitolio, hacen una primera visita en el 2013 los especialistas rusos, a los que se les solicitó colaboración. Ellos confirmaron que la cúpula estuvo originalmente enchapada en oro.

Conversar con Mariela es un placer muy especial, enriquecido por una excelente taza de café que no demora en aparecer, adornada con una pizca de chocolate que sabe a gloria, más en tiempos de pandemia. Con su tono de voz −que descubre un acento no habanero que ella no oculta− nos hace viajar a una aventura singular: la restauración del Capitolio, un privilegio merecido que le regaló la vida. Sin dudas, Mariela forma parte de la asombrosa legión de bravías mujeres que rodearon a Eusebio Leal Spengler y contribuyeron a gestar una obra en el Centro Histórico de La Habana, que hoy defienden con orgullo. En próximas publicaciones, seguiremos develando al Capitolio Nacional por dentro, para conocer cómo recobró su esplendor y quiénes fueron los protagonistas de esa hazaña.

(Tomado de Naturaleza Secreta/ Facebook)

Restauración del capitolio. Foto: Naturaleza Secreta/ Facebook.

Restauración del capitolio. Foto: Naturaleza Secreta/ Facebook.

Restauración del capitolio. Foto: Naturaleza Secreta/ Facebook.

Restauración del capitolio. Foto: Naturaleza Secreta/ Facebook.

Vea además: