Perro
 
La Habana, 12 feb (Prensa Latina) Para este mes de febrero está prevista la aprobación por parte del Consejo de Estado del Decreto-Ley sobre Bienestar Animal en Cuba, considerada una importante demanda de la ciudadanía, destacó hoy la prensa local.
 
De acuerdo con el diario Granma, tras el dictamen de dicho órgano, el reglamento de la normativa será sometido a la evaluación del Consejo de Ministros, para luego publicar ambos cuerpos legales en la Gaceta Oficial de la República y entrar en vigor.

Recientemente autoridades del Ministerio de la Agricultura (Minag), de la Fundación Ariguanabo y de la Asociación para la Protección de Animales y Plantas, de conjunto con el cantautor Silvio Rodríguez, efectuaron una reunión para dialogar sobre la continuidad de las normas jurídicas.

En el encuentro de este 4 de febrero, los participantes analizaron los problemas relacionados con la ausencia de un régimen de contravenciones y punitivo que sancione las conductas lesivas al bienestar animal, referidas a la caza, pesca, tráfico y comercio ilícito de especies de la fauna silvestre, terrestre o marina en régimen especial de protección.

También centraron el debate en las fallas de la asistencia veterinaria y el aseguramiento de productos para la atención de todas las especies.

Según el portal del Minag, el Decreto-Ley de Bienestar Animal y su reglamento proponen acciones concretas de educación y comunicación de buenas prácticas que permitan elevar la cultura general de la población desde edades tempranas de la vida.

La normativa pondera el respeto en la relación hombre-animal y busca la eliminación de cualquier forma de maltrato.

En el 2020 el Minag abrió al público una invitación a legislar sobre el anteproyecto y establecer de manera colectiva los postulados del marco legal, por medio del sitio del Ministerio, las redes sociales y el correo electrónico bienestaranimal_@opinadsa.minag.gob.cu.

Entre los temas más demandados por la ciudadanía estuvieron el tratamiento contravencional y penal de las conductas contrarias al cuidado de las especies, la atención veterinaria, el uso de medicamentos y las obligaciones de los propietarios, poseedores y tenedores de animales.

Otras preocupaciones giraron en torno al control de las poblaciones callejeras, las funciones de los organismos y entidades, y la prohibición de formas de maltrato, el sacrificio y el uso de la eutanasia.

La actual Constitución de Cuba establece que el Estado protege el medio ambiente y los recursos naturales del país, y dispone el cuidado de la flora y la fauna como deber de todos los ciudadanos.